Hoy en día vivimos en un mundo cambiante, competitivo, con progresos constantes. Y por ende, debemos cambiar, volvernos competitivos y buscar el progreso, para poder sacar ventaja en términos de satisfacción personal. El problema es que muchas personas ven el cambio como un problema, y no como un beneficio. Este artículo se relaciona con esto, y también con una forma practica para poder manejar los problemas de una manera sencilla y sin frustración.

A grueso modo, creo que las personas solemos calificar la circunstancias en dos tipos. Solemos relacionarlas con la suerte, o los problemas.

La suerte son las circunstancias que deseamos, que nos hacen feliz, como ya sabemos, generalmente es de adentro hacia afuera, pero tal vez de vez en cuando estas cosas pueden variar el esquema temporalmente, ya que el exterior cambio nuestro interior y comenzamos a actuar en ese momento desde el interior con otra perspectiva, gracias a la circunstancia dichosa. Y a partir de ahí se vuelve al esquema natural, de adentro hacia afuera. El gran reto que tenemos es cuando estás circunstancias no son lo que deseábamos , cuando llegan para hacernos despertar y darnos cuenta, que aún faltan cosas por hacer. Los problemas generalmente son problemas de ignorancia, es algo que no sabemos. Cuando enfrentamos un problema en nuestra vida es simplemente, que en ese momento, no somos capaces de resolver esa particular situación. Afortunadamente, podemos cambiar esto, los problemas nos hacen crecer, expandirnos, tomar nuevos y mejores conocimientos, nuevas y mejores formas, nos hacen mejorar.
A partir de esto me gustaría proporcionarte algunas técnicas para que puedas mejorar en tu vida. Cabe aclarar que evitar los problemas, es evitar tu verdadero potencial. Los problemas siempre van a estar ahí, es como el “Yin Yang” de la vida. Si en un lugar hay luz, significa que en el otro hay oscuridad. Si queremos vivir en la luz, debemos aprender a iluminar la oscuridad de las malas situaciones con nuestra propia luz interior, y así expandirnos. Los problemas que parecían enormes, pasaran a ser pequeños peldaños. Pensemos esto en un nivel de escalas: El problema era nivel 5 y nosotros eramos una personal nivel 1. Sin duda, parece un enorme problema, pero nos expandimos, derrotamos la ignorancia, ampliamos nuestras habilidades, nuestros conocimientos, y después de un tiempo nos convertimos en una persona nivel 6. Ahora somos una persona nivel 6, el problema nivel 5, el problema original, será sin dudas un problema, pero ¿Crees que será lo veremos como un enorme problema? Para nada! Será solamente un pequeño peldaño.

Yo hace un determinado tiempo, encontré una solución muy efectiva a como pensar, y como actuar, frente a mis problemas en el libro de los “7 hábitos de la gente altamente efectiva”, de Stephen Covey.

Ante determinado problema, elegía hacerme la siguiente pregunta: ¿Qué puedo hacer yo, para resolver este problema lo mejor posible?, esa simple pregunta te hace enfocarte en la solución, y te saca de tu zona de “inacción”. Muchas veces, frente a los problemas, nos enfocamos en cosas que no tenemos la posibilidad de cambiar (la economía, la política, a las demás personas, etcétera). ¿Cuántas personas hoy en día se quejan de problemas que no pueden controlar? Hay un gran problema con eso, estás atacando a tu bienestar y tu autoestima. Cuando te quejas, cuando te justificas, cuando buscas las explicaciones a los problemas en algo que está fuera de ti, te centras en cosas que no puedes cambiar. Esto afecta tu bienestar, por centrarte en lo negativo, hablas de todas las cosas malas que te pueden pasar o te pasan y cuando terminas de hablar tal vez notes, que tu energía esta por el piso! También hieres a tu autoestima, porque inconscientemente al buscar el problema fuera de ti, estás comunicando a tu mente subconsciente tu incapacidad frente a los problemas. Y esto puede afectar todas las otras áreas de tu vida en las que te sentías responsable.

Cabe destacar que una vez que incorporemos algo a nuestro subconsciente, la próxima vez que experimentemos una situación parecida, la reacción instantánea que se generará será la misma. Por eso una persona que busca los problemas afuera no tendrá alguna vez una reacción automática que diga, “¿Qué depende de mi?”. Lo primero que pensará será: “Es mi jefe”, “Es el día”, “Es mi compañero”. Porque ellos se programaron para reaccionar así, no estoy insinuando que sea su intención hacerlo, pero sin duda lo hicieron.
Dicho esto, la mente subconsciente tiene una particularidad. Funciona en imágenes, por ese motivo, personalmente hago mis resoluciones de problemas por escrito. Y te recomiendo que también lo hagas. La manera de plantear el problema puede variar dependiendo de cada persona, no es tan importante el modelo, sino lo que el modelo genera en sí. Te mostraré el mío, solo para ejemplificar:Sin títuloCuando nos enfrentamos a determinado problema que es consistente en nuestra vida, este es un muy buen ejercicio para poder superarlo. La técnica se basa en hacer una especie de modelo al dibujo mostrado anteriormente, en el que en el centro estaría el problema en sí, podría ser dinero, una relación, política, estudios, trabajo, lo que sea que este siendo un problema recurrente en tu vida. No es necesario escribir más de 5 sugerencias o acciones a realizar.

Luego, en la zona de preocupación, pondrías todas las características, todo lo que te molesta sobre ese problema en particular. Todo lo que se pasa por tu mente y te hace sentir impotencia, tristeza, o molestar simplemente. Hazlo bien detallado, no pienses que no es necesario.

Por último, en la zona de influencia, pondrías todas las acciones que vos podes tomar para solucionar el problema. Solamente lo que este en tu control, y que sean lo mas practicas y especificas posibles.

¿Para qué me va a servir esta técnica? Hoy en día tenemos tantas motivaciones externas que nos generan emociones negativas, como la televisión que en determinados casos parece un “delivery” de malas noticias, como los carteles en las calles de personas reclamando a los demás le den algo que ellos se merecen, las personas diciéndose cosas denigrantes unas a otras, todo esto nos da una concepción de un mundo totalmente improductiva para nuestra felicidad. Como seres humanos hay estudios científicos que apoyan la idea de que necesitamos de la aceptación de nuestros pares. Y si todo nuestro exterior es dependiente, agresivo, nocivo, nos incita a convertirnos en personas que encajan en ese modelo de sociedad. Realmente lo que nosotros ponemos en nuestra cabeza, es lo que va a definir nuestras emociones. Hay una frase de Buda, que personalmente, me fascina:

“Deja ir a las personas que solos llegan para compartir quejas, problemas, historias desastrosas, miedo y juicio de los demás. Si alguien busca un cubo para echar su basura, procura que no sea en tu mente”

Generalmente al ver malas noticias por televisión, al escuchar las quejas de los demás, las razones por las cuales las cosas no pueden salir bien. Estamos llenando de basura nuestra mente, este ejercicio te va a servir para separar la basura reciclable, de la que no lo es.

Quiero darte un ejemplo sobre esto: Supongamos que eres una persona que le gusta ver televisión, en la mañana, todos los días antes de comenzar con la actividad que sea que hagas, miras el noticiero y recibes tu “delivery” de malas noticias. Ya estás totalmente informado sobre todas las cosas malas que están pasando en tu ciudad, tu país, o incluso en otros países. Como verás, es un servicio de delivery excelente,  atraviesa fronteras. El gran problema es que el producto afecta considerablemente tu bienestar, y tu felicidad.  Cuando llegas a tu trabajo, facultad, estudio, o cualquier otro lugar donde transites tu día, tienes un excelente menú de basura para repartir, solamente tienes una dificultad, determinar de cual vas a hablar, ya que es un menú demasiado amplio! Y si tan solo pudieras hacer conciencia en ese momento, te darías cuenta que eres tú, el que está llenando de basura la cabeza de los demás. Y no se trata de ser realista, las personas que se quejan no son realistas. Si realmente eres realista, sabrás que lo que te digo es bastante lógico. A nadie le sirve que seas el predicador de las malas noticias, ni a ti, ni a los demás.

Entonces, esta técnica te puede ayudar a separar ese servicio de delivery en los productos que realmente pueden serte de utilidad, y los que realmente, solo ocuparían lugar y afectarían a tu salud. Puedes hacerlo por escrito si es un problema bastante recurrente, como podría ser una pareja, un problema laboral, de estudios, etcétera. O tal vez solamente sea un problema que se genero por una circunstancia, con lo que bastaría un repaso mental de este proceso.
Este pequeño ejercicio puede sacar un enorme peso de tus hombros, hacer que los grandes problemas, pasen a ser solo inconvenientes. Este separado de basura reciclable, de la no reciclable, puede generar un cambio enorme en la forma en que enfrentas tus problemas.
En una conferencia en TED, Javier Cebreiros comentó:

“Es curioso ver a las personas llevar cargas en la vida, que no sirven para nada.”

 

Te pido que por favor dejes tu voto aquí abajo. Y también un comentario, si quieres hacerlo. Espero que este artículo te sea de utilidad.

“Para que las cosas cambien, vos tenes que cambiar.” Jim Rohn

Empatía con la vida

Anuncios