Muchas veces nos vemos a nosotros mismos pensando en lo que “deberíamos hacer”, salir a correr, estudiar, trabajar. El sobre pensar las cosas que debemos hacer generalmente produce un apilamiento de pensamientos negativos sobre esa tarea, por ejemplo, si estamos pensando en salir a correr y lo sobre pensamos, podemos comenzar a pensar en las ventajas y desventajas de hacerlo, en que podría utilizar el tiempo, que podríamos ir otro día. Esto es el apilamiento, y muy a menudo, terminamos encontrando muchísimas excusas válidas para no hacer lo que teníamos que hacer. Y lo más curioso es que realmente no disfrutamos el tiempo haciendo otra cosa, ya que no se puede eliminar una apilamiento de pensamientos tan rápido, seguimos pensando en lo que tendríamos que haber hecho y no hicimos. Hay una forma muy sencilla para lograr eliminar esta sensación de manera definitiva de tu vida: Acción. Leyendo situaciones de determinados libros y basándome en las experiencias de personas que conozco se llega a esta inevitable conclusión: La acción destruye a la preocupación. En vez de pensar en todo lo que debería hacer, simplemente de el primer paso, estoy absolutamente seguro de que ese paso lo va a llevar a otro. Y lo más reconfortante de esta forma de reaccionar frente a esos “debería”, es que no sólo uno va hacia adelante en la vida, si no que también se conquista esa “elusiva victoria interna” que siente uno luego de superar un obstáculo que se había puesto en su camino. El aburrimiento y la preocupación desaparecerán totalmente de tu vida!

Ahora mismo, acción, no preocupación.

Anuncios