Hay un esquema muy sencillo que está presente en cada momento de nuestra vida, en cada decisión, en cada pensamiento, en cada logro. Nuestro enfoque. En lo que nos enfocamos, a lo que decidimos prestarle atención, define nuestros pensamientos, sentimientos y, por lo tanto, nuestras acciones. Un pensamiento cargado de sentimiento tiene que materializarse inevitablemente en una acción, y las acciones llevan a los resultados.

En términos bastante simplistas, pero no menos ciertos, el enfoque que estamos decidiendo a cada momento está formando nuestro presente, y nuestro destino. Está determinando todo lo que somos y tenemos. Y también todo lo que podemos llegar a ser y tener.

A muchos de nosotros nos cuesta concentrarnos en lo que queremos. Es mucho más sencillo que las circunstancias definan nuestro enfoque (y también es mucho menos productivo). No quiero hacer algo demasiado largo e incomprensible, así que vamos al punto.

Pregunta:

¿Cómo mantener el enfoque, el mayor tiempo posible, en las cosas que queremos?

Respuesta:

Divertirte. Si realmente es algo que querés, no te costará trabajo pensar en los beneficios de tenerlo, en imaginarte en esa situación riéndote, relajándote, y haciendo bromas. Jugar con los pensamientos de las cosas que queremos es la forma más efectiva de mantenerlo en nuestra mente por una gran cantidad de tiempo.

Ejemplo: “Quiero un millón de dólares”

Imagínate a vos mismo en un día levantándote en tu casa soñada y cayéndote de la cama, en el auto (o los autos) que tenes tomando un trago de Coca-Cola, imagínate yendo a hacer ejercicio, leyendo un libro interesante con tu reloj de pulsera, abriendo la heladera y derramando algo, o riéndote de una película ocasional que encontraste. Podes pensar todos los detalles por vos mismo y deleitarte con ellos.

Sé que tal vez esto suene muy simple, realmente, lo es. El mundo no es algo complicado, nuestra mente lo es. Uno de los principios por los que se rige el mundo es el de siembra\cosecha. No quiero decir que pensar “Quiero un millón de dólares”, te haga automáticamente ganarlos, pero es indiscutiblemente, la única manera de empezar el camino a conseguirlos. El sembrar ese pensamiento, es la única manera de cosechar riqueza. Así es como funciona.

Pero, más allá del beneficio a largo plazo, que sería lograr tu meta. Hay un increíble beneficio a corto plazo. El enfoque define nuestros sentimientos. Cuando continuamente mantenemos en nuestros pensamientos las cosas que queremos, ¡nos sentimos muy bien!

Entonces, al mantener en nuestra mente las cosas que queremos, mediante nuestro enfoque, no sólo formamos un mejor futuro, sino también un mejor presente. Si en este momento estás teniendo la vida que quieres, podes ignorar completamente este artículo, porque ya lo estás aplicando. Pero, si no la tienes, ¿Por qué no probar algo distinto?

“Para que las cosas cambien, vos tenes que cambiar”

-Jim Rohn

Te pido por favor que dejes tu opinión en los votos de aquí abajo, y también puedes comentar si quieres más detalles. ¡Gracias!

Anuncios