Un problema social, un hábito erróneo.

Me gustaría hablar en esta pequeña idea sobre lo que se refiere a, como muchos llaman, ley del mínimo esfuerzo. El objetivo es que las personas sepan lo que realmente conlleva aceptar ser menos de lo que pueden ser.

Quiero citar una frase que escribió Napoleón Hill en su libro piense y hágase rico:

“No existe tal cosa como recibir algo, a cambio de nada.”

La ley del mínimo esfuerzo va en contra incluso de nuestra felicidad. Muchos hablan de la idea de estar en Espíritu, en armonía con la energía que fluye por el Universo. Supuestamente cuando estamos en armonía, nos sentimos bien.

Cuando haces menos de lo que podrías hacer, ¿te sientes bien?
Cuando le sacas la mano a alguien en ves de tendérsela, ¿te sientes bien?
Cuando le mientes a alguien para no asumir la responsabilidad, ¿te sientes bien?

Y podríamos seguir con la lista por mucho tiempo. El esquivar lo que podemos ser puede ser cómodo, pero también es triste. Este pequeño texto que escribo está inspirado en nuestra sociedad actual. Hay muchísimas personas intentando conseguir algo a cambio de nada. Y quiero aclarar que esto no solamente es malo para su dinero y su salud (porque lo es), sino también para su felicidad.

Hay una manera infalible de sentir alegría genuina en este mundo: Saber que lo que hacemos, es un buen trabajo. Saber que hicimos todo lo que podíamos hacer, e incluso más. Y un dato extra, ¿A quién crees que le pagan mejor? Por si es que te interesa el dinero: La única manera de acumular grandes riquezas es dar un servicio de calidad, en cantidad, y con un espíritu agradable.

Este problema social está haciendo estragos en la forma de relacionarnos, con las circunstancias y con nosotros mismos. Es realmente increíble el tumulto de pensamientos negativos que tenemos sobre las otras personas, sobre las circunstancias, sobre nosotros mismos. ¿Por qué este problema es una de las causas? Porque las personas que no tienen un eje en la vida, una idea, una pasión a la cual aferrarse y que les permita hacer un excelente trabajo, terminan centrando su atención en una variedad infinita de trivialidades. Cosas que no hacen más que confundirlos, enojarlos, y frustrarlos.

Para terminar de aterrizar la idea: Si buscamos hacer menos de lo que podemos hacer, terminaremos siendo menos de lo que podemos ser. Y esto llevará a que nos sintamos pésimo, lo que genera una rueda de pensamientos negativos, que a su vez conlleva una pésima vida.

Espero poder haber transmitido adecuadamente esta gran idea. Y que pueda serte de utilidad para dejar de hacer lo que hace la mayoría, y empieces a buscar tu verdadero yo. Podes subscribirte a nuestra página para recibir un mail cuando publiquemos algún artículo nuevo sobre desarrollo personal.

Gracias por leer! Empatía con la vida.

Anuncios