Vivimos en un mundo asombroso. Repleto de misterios, armonía, paz. ¿Por qué en ocasiones no podemos sentirla en nuestro interior? Hay un filtro muy importante entre el Universo y yo. Es el ego. Nuestras creencias sobre lo que somos, hacemos, y tenemos.

Muchas personas quieren una enorme cantidad de dinero, quieren respeto, quieren fama, quieren, quieren, quieren. Viven en una constante ola de ansiedad, temores, y estrés, porque todo el tiempo están esperando que llegue lo que creen necesitar. Una pequeña reflexión antes de continuar: no hay un camino a la felicidad, la felicidad es el camino.

Hoy en día es muy utilizada la “Ley de Atracción”, y es absolutamente maravilloso, ya que realmente genera resultados. Es verdad. Pero el problema más grande es que muchas personas se equivocan en un pequeño detalle, el Dr. Wayne Dyer comentó:

“De algo estoy realmente seguro en mi vida, uno no atrae lo que quiere. Uno atrae lo que es.”

Querer no es malo, tener ambición no es malo. Pero hay una única manera de ponerse en armonía con este magnífico universo: Ser. Cuando querés desde el ego, lo haces para conseguir felicidad para vos mismo, cuando vivís con la ley de la atracción, sos y recibís en abundancia. Más detalles para un mejor entendimiento…

Si vos dejas de pensar en que necesitas tener algo para ser feliz, comenzas a ser feliz en este momento. Comenzas a ser, y eso te lleva a tener. Ya no buscas tener, sin ser. Por lo tanto… la frustración, la ansiedad, la preocupación, los temores, ya no tienen lugar en tu vida. El mayor error del ego es amarrar la felicidad a algo que no tengo y que necesito tener, para poder ser.

Del polvo venimos y al polvo vamos. Vinimos a este universo sin nada, ¿por qué buscamos llevarnos todo? El tan famoso secreto de la Ley de Atracción es, simplemente, vivir siendo. Y la persona que se quiere llevar todo a cualquier lugar que va, no está siendo lo que seguramente espera atraer o recibir.

Muchísimas, muchísimas personas, buscan constantemente tener todo, llevarse todo, quedarse todo. Eso es lo que son, y por lo tanto, esa es su vida. Hay otras, las “afortunadas”, que son, dan, aman, y siempre reciben en abundancia lo que son. No quiero caer en pruebas religiosas, ya que no todos tenemos las mismas creencias, pero para los que les sirva… ¿Si tú fueras Dios, a quien le darías más?

“Quiero aprender a pensar como Dios piensa, el resto son detalles”. – Albert Einstein

Para concluir, es imposible, que lleguen buenas ideas a una mente que está en guerra consigo misma esperando por el “futuro”. Por el contrario, una mente que es, conoce la Paz y la Felicidad, y la atrae constantemente a su vida. Esto tiene sentido, ya que de esa manera funciona constantemente el Universo.

Quiero evitar ser redundante, pero supongo que cada persona podrá comprender la aplicación de esto en las experiencias de su vida diaria, en cualquier libro que tome, prácticamente en cualquier cosa. “Todo es una sola cosa” decía Paulo Coelho en su libro, El Alquimista.

“Si venís a llevarte todo lo que tengo, seguramente te llevarás muy poco. Si venís a compartir todo lo que tenés, compartiré contigo lo que tenga. Y podrás volver mañana.”

Si la idea te pareció interesante, podes subscribirte en nuestra página aquí debajo para recibir una notificación cuando publiquemos algo nuevo.

Gracias por tu tiempo! Empatía con la vida

Anuncios