Para poder vivir la vida que soñamos vivir, necesitamos saber cuál es esa vida. La conciencia es la llave de la puerta hacia el misterio de los malos hábitos. La inconsciencia, justamente lo contrario, es permanecer con la mente dormida más allá de que el cuerpo se encuentre despierto. La conciencia podría relacionarse con reflexionar sobre nuestras decisiones.

La falta de conciencia o falta dirección a la hora de tomar decisiones, lleva a la mayoría de las emociones negativas que sentimos a lo largo de nuestra vida. Esto se produce, seguramente, por la indiferencia de una persona a la hora de establecer una meta fija, que oriente sus decisiones. Daré un ejemplo de un hábito inconsciente, que en la sociedad actual muchas personas adoptaron:

Empieza nuestro día, al levantarnos tomamos el control remoto, prendemos la televisión (sin siquiera pensarlo). Preparamos un café, de la manera más rápida posible nos cambiamos, y tomamos el café yendo de aquí para allá, mirando intermitentemente el menú de accidentes, cortes de tránsito, y políticos mentirosos. . Como ya hemos mencionado anteriormente, los pensamientos tienen la habilidad de inyectar energía en la persona, literalmente es así, la ciencia lo ha comprobado una y otra vez. Algunos tienen mucha, y otros muy poca. La mayoría de los noticieros se basan en las malas noticias, es lo que más vende a la sociedad actual.

Por esto mismo, las personas que empiezan su día con el hábito inconsciente anteriormente mencionado tendrán una energía muy baja, por eso podría producirse la típica declaración de: “Ya me levanto cansado”.  Una persona no puede ver malas noticias y al mismo tiempo pensar en algo bueno. No al mismo tiempo, La Ley de la Polaridad no lo permite.

Esto significa que cuando una persona está escuchando y viendo malas noticias no sólo está dejando entrar eso, sino que también, está cerrando la puerta a lo demás. ¿Cómo cambiar este hábito? Hay una sencilla frase de auto-sugestión que leí recientemente y que me parece que puede aplicar perfectamente esta idea:

En mi mundo, nada puede ir mal.”

Esta es una magnífica forma de abrir la puerta que nosotros queremos, y cerrar la otra. No necesitas preocuparte por la pobreza, la tristeza, la depresión, y la escasez. Lo único que es necesario es que mantengas abierta la otra puerta. Si con tu fuerza de voluntad, te dedicas a mantener en tu mente los pensamientos relacionados con riqueza, buena salud, paz mental, amor, y auto-estima (entre otros)… puedo asegurarte que comenzaras a vivir la reconocida frase: “tú eres el creador de tu propia vida.”

Para las personas que creen que mirar malas noticias es necesario para mantenerse “actualizado”, o, “al tanto”, esta cita podría cambiar su opinión:

“No se puede ser lo suficientemente pobre, como para hacer a una persona rica en este mundo.
No se puede estar lo suficientemente enfermo, como para hacer a una persona saludable en este mundo.
No se puede estar lo suficientemente triste, como para hacer a una persona feliz, en este mundo.”

Podemos enojarnos y preocuparnos por la pobreza. Pero por más de que lo hagamos, días, meses, incluso años… Nunca será suficiente para hacer a una sola persona adinerada. La solución no está nunca al nivel del problema. Podes ser parte de la solución o del problema, pero no de las dos, no a la vez.

Para terminar de cerrar esta idea: tu mundo es tu decisión. Tu vida es un parque enorme (subconsciente), del que tú tienes la llave. Esa llave es nuestra mente consciente, cada idea que pensemos y re-pensemos,  entrará en nuestro parque. Nuestra mente consciente, de la cual tenemos absoluto control, elige la semilla y la planta. Y la mente subconsciente, se encarga de maneras extraordinarias e incluso desconocidas aún por la razón humana, de que cosechemos eso que sembramos. 

Mantene la llave en tu poder y utilizala para abrir la puerta adecuada.

¡Gracias por tu tiempo!

Empatía con la vida

Anuncios