En este artículo tengo la intención de arrojar algunas nuevas ideas, sobre la definición de perseverancia y a que se refiere exactamente eso, para poder adoptar este hábito necesario para tu éxito. Mi intención es cambiar el enfoque de la perseverancia como el lado difícil del éxito, hacia el lado del placer de la acción perseverante.

Se suele decir que una persona perseverante es una persona que define un objetivo y lo intenta continuamente, hasta conseguirlo. Podría decirse que perseverar es no aceptar el fracaso. Al gran inventor Thomas A. Edison le atribuyeron como su mayor virtud el hábito de ser perseverante, ya que como muchos sabrán, fracaso más de 10.000 veces antes de ser coronado con el éxito de poder encender la primera bombilla incandescente. Este pequeño diálogo entre un reportero y el inventor contiene una verdad eterna.

Reportero:

“Señor Edison, ¿por qué sigue intentado realizar ese invento, luego de haber fallado más 10.000 veces?”

A lo que el inventor respondió:

Jovencito, no he fracasado, he encontrado exitosamente 10.000 formas por las cuales no va a funcionar.”

Esto es muy importante. La persona que está leyendo esto debería prestar absoluta y completa atención a este mentalidad que caracterizaba al inventor. Porque está gran verdad divide muy fácilmente a las personas que fracasan de las que tienen éxito en lo que decidan hacer. Las personas que tienen éxito, como el gran inventor, ignoran la posibilidad del fracaso. Las personas que fracasan, piensan a menudo en la posibilidad del fracaso. Esto no se refiere solamente a realizar inventos, u la búsqueda del éxito. Este estado mental separa a los ganadores de los perdedores, en todas las actividades, en todos los niveles.

Para la persona que pueda seguir teniendo una actitud mental de incredulidad frente a la necesidad de ignorar la posibilidad del fracaso, también está la historia que ya hemos mencionado en “La gran Virtud de Mozart“, de la cual quiero reproducir específicamente este fragmento:

La revista Times dijo sobre esto: “La inhabilidad de Mozart para creer que él podía fracasar, aún cuando sus conciertos fueran un desastre, era una parte esencial de su genialidad.” 

Para las personas que también sepan sobre la Ley de la Atracción, podrán comprender aún más el significado de esta idea. Cuando una persona ignora la posibilidad del fracaso, solamente puede ver, sentir, vivir, y atraer el éxito. Importantísimo conocimiento es el que nos brinda la Ley de la Atracción, todos deberían comprenderlo. Como dijo el gran escritor Napoleon Hill, autor de la filosofía de éxito personal más completa de la historia, “Piense y hágase rico”:

“…Porque es una verdad que sea lo que sea de lo que tu mente se alimente, tu mente atraerá hacia ti.”

La falta de confianza en uno mismo a menudo puede dejar al descubierto, sin protección, las semillas de los más valerosos sueños, y hacer que desaparezcan, antes de siquiera aparecer. Los grandes logros de la humanidad, son sueños, que fueron en su momento, plantados y protegidos por sus portadores. No permitieron que la posibilidad del fracaso se adentrara en su mente.

Para comenzar a ser una persona perseverante, o ser aún más de lo que ya lo es… Es necesario un solo requisito: saber que es lo que quiere, la falta de perseverancia se produce por un estado mental de duda. El deseo que tengas, no importa cuál sea, es posible realizarlo, no hay duda sobre eso. El problema por el cual la mayoría de las personas, y tal vez tú también, nos sentimos incapaces de lograr nuestros sueños es porque: creemos que nuestras propias limitaciones, son la medida correcta de las limitaciones en general. Esto no es así. Las personas que descubran este secreto, eliminarán muchísimas limitaciones de su vida, entre ellas, el estado mental de duda.

El plan de acción que debería tomar una persona que desea adquirir la virtud de la perseverancia está constituido por dos pasos: la persona debe saber que es lo que quiere y saber que lo conseguirá. Otra vez, debe ignorar la posibilidad del fracaso. 

Hay una historia conocida que ejemplifica la idea que quiero transmitir:

Hace ya mucho tiempo, un guerrero afrontó una situación, en la que se vería obligado a tomar una decisión, que garantizaría su éxito en el campo de batalla. El y su ejército debían presentarse en una misión contra un poderoso enemigo, cuyos hombres excedían largamente a los suyos. Embarcó a sus soldados, navegó hasta el país enemigo, los desembarcó, descargó el armamento y entonces, dio la orden de quemar los barcos que los habían llevado hasta allí. Se dirigió a sus hombres antes de la primera batalla y les dijo:

Están viendo los barcos convertirse en humo. ¡Eso significa que no podemos abandonar estas costas con vida a menos que ganemos! Ahora no tenemos alternativa: ¡ganamos o morimos!”

Ganaron. La persona, cualquier que sea, que pueda lograr adoptar el estado mental, que le permita ignorar la posibilidad del fracaso, triunfará en la obtención del deseo que elija.

Esta es una verdad, y una gran idea para aplicar. Espero poder haberla transmitido de la mejor manera para que puedas avanzar a la aplicación. Hay un genio dormido en cada uno de nosotros, está en nosotros despertarlo. Lo que podemos ser esta esperando ansiosamente nuestro despertar. Como lo expresa este magnífico verso:

“El roble duerme en la bellota. El pájaro espera en el huevo, y en la visión más elevada del alma, un ángel de vigilia se mueve. Los sueños son las plántulas de la realidad.”

¡Gracias por tu tiempo!

Empatía con la vida

Anuncios