Este principio está formulado para las personas que quieran hacer uso de una magnífica herramienta, luego de haber elegido su misión en la vida. Para poder obtener extraordinarios resultados, en lo que sea que hagamos, necesitamos hacer aplicación de este principio que nos enseñara como adquirir conocimientos fácilmente, y crear planes prácticos para que nos de lo que necesitemos. Este articulo está orientado a quien quiera destacarse en la profesión que haya elegido.

No necesitamos convertirnos en enciclopedias humanas para poder tener éxito en la misión que elijamos. Necesitamos saber cómo adquirir el conocimiento necesario, de la manera más sencilla y completa posible. Debemos hacer uso de la concentración de nuestros esfuerzos, este es la clave. Mi intención es ayudar a las personas que están buscando destacarse en la profesión que eligieron, siempre y cuando su trabajo sea un servicio o producto útil para las demás personas. Aquí hay una pregunta muy importante que usted puede hacerse: ¿El servicio o producto que estoy ofreciendo, otorga una mejor vida a la persona que lo adquiere?

Para poder aplicar este principio usted no requiere preparación previa, estudios, riquezas, ni capacidades intelectuales elevadas. En las investigaciones hechas a lo largo de los años a personas inmensamente exitosas, económica y espiritualmente, se descubrió la aplicación de este principio, denominado: conocimiento especializado.

El principal requisito, y por favor preste mucha atención, para comenzar a usar este principio es: erradicar la idea de la adquisición de conocimientos generales sin sentido práctico. Para alcanzar niveles de éxito inimaginables hasta ahora en su carrera, usted debe concentrar todo su atención en el objeto de su deseo, y nada más que eso. Todo lo que ocupe tiempo en su mente, y no sea necesario para la consecución de su objetivo, es inútil. Todos tenemos una gran capacidad intelectual, pero no todos hacemos uso de la misma. Los detalles y los conocimientos generales, disfrutan utilizando nuestro tiempo, pero usted debe decidir qué no son bienvenidos. Para hacer un máximo uso de su capacidad intelectual, debe dirigir toda su concentración y atención hacia su objetivo.

Muchas personas pueden querer hablarle de política, el clima, lo que hace el vecino, lo que debe hacer usted… Deje que le cuente esos detalles a otras personas. La política seguirá su rumbo sin su atención, el clima seguirá siendo el mismo aunque usted se preocupe por el o no. Su vecino seguirá haciendo lo que hace, más allá de que a usted pueda gustarle o no. Estos detalles son grandes ladrones de nuestro bien más preciado, el tiempo. Utilice su tiempo en lo que usted realmente quiere, considere sus valores.

Me gustaría dar un conocido ejemplo sobre la importancia del conocimiento especializado. Esta es una situación que vivió el industrial, uno de los hombres más ricos y exitosos de la historia de E.E.U.U, Henry Ford. Lo pondré con mis propias palabras:

En la época de la Primera Guerra Mundial, un periódico de Chicago proclamó, en varias publicaciones, a Henry Ford como “un pacifista ignorante.” El decidió iniciar un juicio por difamación a ese periódico. En el juicio mismo, los representantes del periódico decidieron llamar a Henry Ford al estrado para demostrarle al juez que este era, en términos generales, un ignorante. Comenzaron a hacerle preguntas tales como: ¿Quién fue Benedict Arnold? ¿Cuántos soldados enviaron los británicos a E.E.UU para sofocar la rebelión de 1776?, etcétera. Ante una pregunta especialmente ofensiva “el caballero ignorante”, Henry Ford, contestó lo siguiente:

“Si realmente quisiera responder la ingenua pregunta que acaba de hacerme, o cualquiera de las anteriores, permítame recordarle que en mi despacho tengo una fila de botones, y que apretando el adecuado puedo llamar a mi auxilio a hombres capaces de contestar cualquier pregunta que desee hacerles en lo que respecta al negocio al que dedico la mayor parte de mis esfuerzos. Ahora, dígame, ¿por qué necesito llenarme la cabeza de conocimientos generales, a fin de poder responderle a sus preguntas, cuando dispongo de hombres a mi alrededor que me pueden proporcionar cualquier conocimiento que les pida?”

Esta no es la respuesta que daría una persona ignorante, esta respuesta es de una persona educada. Que sabe que conocimientos necesita y también, cómo conseguirlos, de la manera más sencilla y completa posible. Tener conocimientos generales puede ser de utilidad para impresionar a personas que usted no conoce en una charla de sobremesa, poco le servirá en el juego de la vida.

También es interesante destacar que, los conocimientos necesarios para alcanzar el éxito, no deben estar necesariamente en la cabeza de la persona que lo alcanza. Una persona puede hacer un uso legítimo y sincero de los conocimientos de otras personas para conseguir las cosas que quiere (y a la vez ayudar a los demás a alcanzar sus metas). Esto debería ser muy alentador para la persona que no se cree capaz de lograr algo por falta de inteligencia, capital, recursos. Estas cosas son simples consecuencias a una causa. ¿Cuál es la causa? El deseo ardiente. Concentre sus esfuerzos en la causa, y observe asombrado cómo funciona las leyes de la naturaleza. El éxito lo seguirá como el día le sigue a la noche.

La mente humana es extremadamente eficiente, mientras más se le exige, más eficientemente responde. Cabe destacar también, que una persona puede ser buena en lo que hace sin hacer uso de este principio de la concentración en conocimientos especializados. Si su deseo es ser bueno en lo que hace, tendrá una buena paga, unas buenas sensaciones, unas buenas relaciones, y una buena vida. Si su deseo es ser un líder en su profesión, tendrá la paga de un líder, las sensaciones de un líder, las relaciones de un líder, y la vida de un líder. La diferencia es considerablemente grande, y está relacionada con el precio que uno debe pagar para ser uno u otro.

El precio a pagar entre lo bueno y lo extraordinario, es la adquisición de conocimientos especializados que sean requeridos para que su deseo se despliegue con naturalidad sobre la realidad. Esta es una forma de hacer un uso eficiente de cómo funciona su mente. Muchas veces las ideas que tenemos en nuestra mente hacen a su vez de barreras, que no permiten que ingresen las nuevas. Para poder resolver esto uno debe utilizar el principio de auto-sugestión. 

Henry Ford fue una vez un trabajador mediocre, en un trabajo mediocre. ¿Qué lo hizo volverse uno de los hombres más ricos de La historia de E.E.U.U? Y no hablo solo en términos económicos, sino también espirituales, y mentales. Quien dude de esto puede investigar sobre la vida de este asombroso líder. ¿Cuál fue la diferencia entre Henry Ford y los demás trabajadores que se encontraban en el mismo lugar, y en el mismo momento que el? Depositaré la respuesta en este poema, para que usted pueda descubrirla por sí mismo:

Si crees que estás derrotado, lo estás;
Si crees que no te atreves, no lo harás;
Si te gustaría ganar, pero crees que no puedes,
Es casi seguro que no lo harás.

Si crees que perderás, has perdido,
Pues en el mundo descubrimos
Que el éxito empieza en la voluntad de una persona:
Todo está en el estado de ánimo.

Si crees que eres superior, lo eres:
Debiste pensar alto para ascender.
Tienes que estar seguro de ti mismo
Para poder ganar algún premio.

Las batallas de la vida no siempre las gana
el hombre más fuerte o el más rápido;
Pero, tarde o temprano, el hombre que gana
Es aquel que cree que puede hacerlo.

¡Bienvenido al mundo donde las limitaciones son tan frágiles como una hoja de papel! Este mundo existe, aunque aún usted no lo haya concebido. Usted deberá pensar alto para ascender. Desde las alturas, podrá ver la pequeñez a la que antes estaba sometido, en términos tanto económicos, como espirituales.

¡Gracias por su tiempo!

Puede hacernos llegar su opinión sobre este artículo aquí debajo:

 

 

 

Anuncios