Yo hago lo que tú no puedes, y tú haces lo que yo no puedo. Juntos podemos hacer grandes cosas.

Madre Teresa de Calcuta.

Steve Jobs, Andrew Carnegie, Napoleon Hill, y Richard Brandson, entre otras inmensas personalidades; hablaron, y hablan, sobre la importancia de las personas que los acompañaban en la consecución de sus objetivos. En este pequeño texto hablaré gustosamente del esfuerzo dirigido de un determinado grupo de personas hacia un objetivo en particular. ¡Preste atención! Este principio, o ley, como quiera llamarlo, es necesario para alcanzar grandes niveles de éxito (interior y exterior), sin eso que podría denominarse trabajo duro por parte de las personas que lo consiguen aplicar.

Los deseos se alcanzan cuando realmente nos decidimos a conseguirlos. Querer muy pocas veces llevará a obtener, pero querer con una fuerza de voluntad tan fuerte que no acepte la posibilidad del fracaso, derribara los obstáculos de manera tan contundente que nos veremos rápidamente rodeado de las personas y circunstancias que necesitamos para lograrlo. Por eso comienzo en este importante punto, para obtener grandes resultados, usted debe saber lo que quiere y estar dispuesto a conseguirlo. Luego de eso, a partir de una serie de mecanismos desconocidos por los seres humanos hasta el momento, la Ley de la Atracción nos brindará lo que necesitemos.

Ahora, luego de saber lo que quiero y estar determinado a conseguirlo, ¿cómo continuo? Rodearse de personas que estén en completa armonía con su objetivo, es el siguiente paso. Para obtener la colaboración de otras personas, usted necesita un deseo y un estado mental de decisión. Es de común saber que el desarrollo económico de una persona no supera varía más del 20% de los ingresos de sus cinco pares más cercanos. Las investigaciones están hechas a nivel económico, estoy de acuerdo en que hay cosas más importantes que el dinero… Pero el dinero nos da la posibilidad de encontrar determinados errores de razonamiento que estamos cometiendo, de una manera sencilla. ¡Podemos medirlo, podemos contarlo! ¿Cómo van las cosas? Bueno, no lo sé, ¡contemos! Estoy muy convencido de que más allá de que no puedan medirse tan fácilmente como el dinero, las influencias de esas  cinco personas alcanzan todos los rincones de nuestro carácter.

Comenzamos a desarrollar aquí la idea que me gustaría transmitirle mediante mis palabras: las personas que decidimos que nos acompañen en el proceso de hacer realidad nuestra idea, determinarán en gran medida si la idea tiene éxito o no.

En mi propia experiencia, está página no sería realidad sin la ayuda de las inteligentes personas que se encuentran a mi alrededor. En primer lugar, uno de estos compañeros fue el que me instó a poner en práctica la idea. Que fue llevada a cabo ese mismo día en el anochecer. Viendo en retrospectiva notamos un gran avance en nuestra manera de llegar a las personas, y en el esfuerzo que vamos realizando de manera cada vez más organizada. El trabajo duro no garantiza el éxito, el esfuerzo organizado es muchísimo más efectivo. Mi compañero me ofreció su ayuda, más allá de su gran voluntad, gracias a que yo poseía un deseo, y estaba dispuesto a conseguirlo.

El propósito de la vida es contribuir de alguna manera a hacer las cosas mejor.

-Robert F. Kennedy

¡Extrañas son las formas en que el universo nos concede su apoyo! Si usted tiene un deseo, y ese deseo es bueno para usted y otras personas, ¡es su responsabilidad llevarlo a cabo! Tal vez le reconforte  saber qué todas las grandes empresas y logros, comienzan de esta manera. Un ejemplo podría ser el de Henry Ford, que era una persona con falta de confianza en sí mismo, tímida e insegura. La idea que abrigo en su interior lo hizo convertirse en la persona que terminó siendo, más allá de su increíble fortuna, cualquiera que investigue un poco podrá ver el carácter que formó este gran hombre. Walt Disney, tiene una historia similar.

Volviendo a nuestro ejemplo: nuestro objetivo es brindar un mayor bienestar a las personas, a través de la elección del pensamiento correcto. Para llevarlo a cabo, debemos unir nuestros talentos de manera organizada hacia este fin. Uno de nosotros es un comunicador excelente, es el encargado de hacer, entre otras cosas, los resúmenes de los artículos para publicarlos en las redes sociales. Si usted comenzó la lectura de este artículo es gracias a la magnífica capacidad de mi compañero para comunicar una idea de manera efectiva en pocas palabras. El éxito de una idea no recae tanto en que la idea sea una gran idea, o una terrible idea, más allá de que tenga un poco de importancia. El éxito de una idea reside, casi en su totalidad, en la forma en que los portadores de la idea la comunican a las demás personas. Es sustancialmente más importante como se dice algo, que lo que se dice. Muchas buenas ideas no vieron la luz del día por una falta de capacidad de los portadores para expresarla a las demás personas.

Además de esto, otro de nuestros compañeros se encarga de hacer las imágenes que se publican en nuestra cuenta de Instagram, el mismo es un gran fotógrafo. A las personas inteligentes les cuesta remarcar sus propias cualidades, por su propia humildad. Todas las fotos que están en nuestra cuenta son tomadas por fotógrafos, el incluido, o personas que conocemos. Este compañero se encarga de reunir las fotos, editarlas, y publicarlas. Gracias a su esfuerzo, nuestra idea también se expresa a través de bellas imágenes.Yendo un poco más lejos, podrá notar que el mismo día que los artículos son publicados, esta persona subirá a nuestra cuenta de Instagram una foto relacionada con la temática del artículo. ¡Qué maravillosamente funciona todo! Es de gran importancia que usted comprenda que usted no podría estar leyendo esto si nuestro grupo de personas no tuviera un objetivo en común, y aportáramos nuestras cualidades de manera organizada hacia ese objetivo. Todo lo que logramos, fue gracias a eso. Las cosas que no logramos también se corresponden a una falta de organización de los conocimientos y talentos de cada integrante.

¿Usted cree que, todos los días, podría escribir los artículos, publicarlos en las redes sociales, pedir las fotos, editarlas, subirlas? ¡Claro que no! Usted tampoco podrá realizar grandes objetivos si no utiliza su esfuerzo en conjunto con personas que tenga un objetivo similar. ¿Cree que la Coca-Cola que está en su supermercado más cercano es el resultado de un deseo ordinario? En este caso en particular, millones de personas (productores, envasadores, publicistas, vendedores, etcétera.) combinan sus esfuerzos, para que este gran producto este a su disposición.

Es imprescindible rodearse de personas inteligentes, y de buen corazón. El carácter de una persona se pone a prueba en las situaciones más difíciles, si usted está rodeado de personas de buen corazón, no tendrá de qué preocuparse. Soy consciente de que nuestro emprendimiento es minúsculo, comparado a empresas como Coca-Cola, Ford, y Disney... Ansío darle al lector nuestra propia experiencia para que conozca cómo se produce el desarrollo de la idea, desde dentro. Las grandes empresas hacen lo mismo que hacemos nosotros, pero a una escala mayor. ¡Es la única diferencia! 

Para darle un cierre adecuado a esta idea: ¡busque sus compañeros de viaje! Hay millones de personas ahí afuera, usted encontrará personas con objetivos similares a los suyos. Unan sus esfuerzos de manera organizada hacia ese objetivo, y notará no solamente buenos resultados, sino que también notara que cuando un grupo de personas se mezcla en un espíritu de armonía intervienen entre ellos extrañas fuerzas de naturaleza espiritual, que preparan el terreno para la siembra de grandes ideas. El hijo de Dios, es un gran ejemplo de una persona con un objetivo, respaldado por una fe que movía montañas, rodeado de 12 discípulos, o personas, compartían su misma pasión. El poder de la fe, y el esfuerzo organizado no solamente logró que la idea prevaleciera hasta este día, sino que también le dio acceso a todos sus integrantes a fuerzas de naturaleza espiritual antes desconocidas para ellos.

Un individuo puede cambiar el mundo, dándole esperanza a las personas.

William H. McRaven

Por último, quiero agradecer profunda y públicamente, a todas las personas que comparten este objetivo conmigo. Como explique anteriormente, nada de esto sería posible sin ellos. Todos formamos parte de algo más grande que nosotros, no hay tarea más noble para un ser humano que la de ofrecer voluntariamente su esfuerzo para contribuir al bienestar de sus pares.

¡Muchas gracias por su tiempo! Encuentre a sus compañeros.

¿Quiere comunicarse con nosotros?

Anuncios