La conciencia es la luz de la inteligencia para distinguir el bien y el mal.

– Confucio

La conciencia nos permite saber, de primera mano, que es lo que está bien y que es lo que está mal. ¡No debemos preguntarle a nadie para saber qué es lo correcto y que es lo incorrecto! Esto es un don, un regalo. ¿Qué tanto lo estamos apreciando?

¿No es maravilloso pensar en las posibilidades que nacen de la unión de este don, con el conocimiento de que tenemos un absoluto control sobre las decisiones que tomamos en nuestra vida? Dicho de otra manera, ¿qué puede ser mejor que tener el derecho a tomar tus propias decisiones, sabiendo que es lo correcto?

El control de la conciencia determina la calidad de vida.

– Mihaly Csikszentmihalyi

¿Cómo actúa la consciencia?

Es espiritual, actúa de muchas maneras. La más común para nosotros es la “voz” que escuchamos intermitentemente. Ese susurro que asedia cada una de nuestras decisiones antes de que ellas mismas <<se hagan carne>>. La consciencia nos premia cuando hacemos lo correcto, y nos penaliza cuando no lo hacemos.

Dicho de otra manera, nos dan las herramientas para poder formar la casa que queramos, en concordancia a los ladrillos que elijamos. Junto con este privilegio, se nos premia con satisfacción cuando elegimos los ladrillos correctos. Se nos castiga con culpa y tristeza cuando elegimos los ladrillos equivocados. Lo más maravilloso: se nos advierte justo antes de realizarla, el resultado de nuestra acción. Esta voz nos comenta por adelantado, como vamos a sentirnos.

¿Podrías imaginarte un mundo en el cual te sintieras triste luego de hacer ejercicio? O, en el caso contrario: ¿Podrías imaginarte un mundo en el cual sintieras felicidad después de discutir fuertemente con una persona? La vida está diseñada de una manera en la cual las buenas acciones son premiadas con buenas emociones.

¿Qué no es la consciencia?

La conciencia es la voz del alma; las pasiones, la del cuerpo.

– Shakespeare.

No debemos confundir la voz de nuestra mente, con la voz de nuestra consciencia. La voz de nuestra mente es inquieta y juzgadora. Usualmente esto se manifiesta en forma conversación interior negativa, pensando en cosas que pueden o no pueden pasar, en las demás personas y sus virtudes, o fallas.

La voz de nuestra consciencia es quieta y segura. Sabemos que es lo correcto porque nos beneficia a nosotros mismos, y también a todas las personas que influya. Este es un buen criterio para tomar todo tipo de decisiones.

¿Perfección?

El tener la conciencia tranquila de no haber cometido faltas graves durante la vida, es lo que puede proporcionar mayor satisfacción en la vejez

– Antífanes

¡No se trata de perfección! Si usted estuviera cerca de tomar el 90% de sus decisiones en base a la voz de su conciencia, podríamos decir que estamos en presencia de una nueva eminencia. Mahatma Gandhi fue uno de los personas más destacados de la historia, junto con Jesucristo, en estar más cerca de la perfección de lo que la mayoría jamás llegan a estar. Ambos declararon que su vida no estaba libre de pecados. En algún momento de nuestra vida, todos somos dominados por la pasión en alguna de sus formas. Pero, ¿qué tan a menudo le pasa?

Calificando en un 70% puede considerarse a usted mismo exitoso y saber que le espera una vida con abundantes frutos que recolectar gracias a sus siembras. Esto puede parecer sencillo, pero la aplicación es más complicada.

De 10 decisiones que usted tome, 7 deberían basarse en la voz de su consciencia. Las estadísticas muestran que la media de las personas toman unas 2.500 decisiones por día. Estas serían 1.750 decisiones correctas necesarias para permanecer en el 70%. Afortunadamente, no es necesario vigilar cada una de las decisiones.

Importancia.

Debemos asegurarnos de tomar las grandes decisiones basadas en la voz de nuestra consciencia. Las pequeñas serán influidas por las grandes. Debemos asegurarnos de hacer lo correcto cuando sea necesario hacerlo. Tenemos la capacidad, y la intuición para este fin.

Por ejemplo: No importa si elegimos otra marca de agua para tomar en este día, o si elegimos que sea una grande o una pequeña. Importa si elegimos tomar agua, o gaseosa.

Ejercicio:

De las decisiones importantes que toma en el día, busque calificar al menos en un 70% de la manera que lo explicamos anteriormente.

Algunas decisiones importantes que pueden presentarse en su día:

  1. Entrenar o no entrenar.
  2. Comer sano o no hacerlo.
  3. Meditar o no hacerlo.
  4. Terminar o no terminar.
  5. Creer o no creer.
  6.  Hablar o no hacerlo.
  7.  Pensar o no hacerlo.
  8.  Comprender o juzgar.
  9.  Perdonar u odiar.
  10.  Mirar o ignorar.

Conclusión:

1. Identifique las decisiones importantes.

2. Tómelas basándose en el beneficio de usted y de todas las personas a las cuales la decisión influya.

Por último, como un agregado personal, me siento obligado a decirle que el mejor regalo que usted va a recibir por la realización de estos ejercicios es una profunda sensación de seguridad y bienestar. La vida no es blanco y negro, es un arcoiris. La belleza está en la variedad de colores, y el predominio de unos sobre otros. Nada de lo que nos pasa es demasiado importante, pero si es lo que hacemos con eso. Esto define la calidad de nuestras decisiones, esto define la calidad de nuestra vida.

¡Gracias por su tiempo!

Empatía con la vida. El pensamiento correcto.

Anuncios