“Yo soy”… “Yo quiero”… “Yo tengo”…

Hay millones de ideas que están flotando en el éter constante y permanentemente. Como ha comprobado la física cuántica: los pensamientos son energía. Si nosotros fuéramos un control remoto, los pensamientos serían los botones que tenemos la posibilidad de apretar. “Los canales que podemos sintonizar”.  Nuestra habilidad para conectar con algunos y desconectar con otros va a estar definida por el tipo y la cantidad de energía que emitimos nosotros como seres humanos.

¿Qué quere decir esto?

De las millones de opciones posibles, el universo hace un recorte primario y nos entrega los que están en armonía con el tipo de energía que emitimos nosotros. Volviendo a la metáfora del control: cada persona tiene un control remoto distinto, con botones personalizados que recibió de acuerdo a su carácter pasado. Los botones de su control son los que utiliza a menudo, ya sea que le guste o no el canal que sintonice. La importancia está en el uso.

A partir de este control personalizado que se nos entrega, tenemos la capacidad de decidir qué botones o pensamientos usar, en otras palabras puede decirse: podemos elegir con qué sintonía identificarnos. Esto en la vida diaria podría ser explicado de la siguiente manera: vemos dos personas peleando en la calle, los primeros pensamientos que llegan a nuestra mente son los siguientes:

  1. Los dejo que se peleen, no me incumbe lo que ellos hagan.
  2. Los ignoro completamente.
  3. Me quedo mirando para ver qué es lo que pasa.

Estos son pensamientos que llegan a una mente condicionada para recibirlos. Los pensamientos que el Universo, la Ley Natural, como quieras llamarle, recortó para nosotros podrían ser:

  1. Me involucro rápidamente para evitar que se golpeen.
  2. Hablo con ellos para que entren en razón.

Este es un caso sencillo, pero no deje que la humildad del ejemplo lo prive de extraer el conocimiento profundo que resguarda. Esto quiere decir que por el momento nuestro control remoto personalizado no tiene los botones para sintonizar con los últimos dos pensamientos mencionados, ya que estos están en un nivel de energía superior. A partir del uso de los que tenemos, se nos darán más botones para disfrutar una experiencia más completa. Los que no usemos, desaparecerán en la próxima versión. Esta es la forma en que uno puede ir moldeando su carácter. El medio por el cuál lo hace es mediante la fuerza de voluntad en controlar sus propios pensamientos y decidir sobre el pensamiento correcto.

De esta idea la frase que elegimos para este artículo:

“Una colección de pensamientos debe ser una farmacia donde se encuentre remedio a todos los males.”

– Voltaire

Cualquiera sea la acción que tomemos, se produce a partir de los pensamientos con los cuales decidimos identificarnos. Y aquí hay una VERDAD, que puede serle de mucha utilidad:

Ningún pensamiento, NINGUNO, forma parte de usted. Nosotros como seres humanos tenemos una mente, y esta es un recipiente de pensamientos. Somos naturales controladores de pensamientos. Cualquier idea, por más arraigada que este, no puede ser nunca parte fija de la mente. Mientras más nos identificamos con una idea, más fuerte y profunda es la creencia, pero esta nunca puede llegar a ser parte elemental de usted. De aquí la frase: “un hombre puede ser lo que quiera ser.”

Ejercicio

¿Cuáles son los pensamientos con los cuales se identifica? Sea consciente de lo que procesa en el momento de procesarlo. Cuando se enoje o se sienta frustrado, si es que le pasa, pregúntese con que pensamiento que se identificó generó ese resultado. En el caso de que se sienta feliz y positivo, piense que hubo determinados pensamientos que adoptó de las circunstancias con las cuales se encontró en este día. Sin saberlo tal vez, usted “vio el lado positivo de las cosas”.

Sea consciente en todo momento que usted es un recipiente, y que las ideas que están dentro de usted son huéspedes que usted puede elegir hospedar o eliminar a consciencia. La meditación puede ser de gran utilidad para ejercitar la mente en este aspecto.

La felicidad es una elección. La tristeza es una elección.

¡Gracias por su tiempo!

Empatía con la Vida. El pensamiento correcto.

Anuncios