¡Cada minuto que respiramos es, realmente, un regalo! Todos, en alguna manera, somos conscientes de ello. Sin embargo, hay una diferencia entre saber, y sentir. Nos decimos a nosotros mismos: ¿por qué no puedo disfrutar de esto de cada día? ¿Que es lo que me impide ser feliz? ¿Es acaso el trámite que tengo que hacer hoy, o será el que tengo que hacer dentro de una semana? ¿Es porque ellos hablan mal de mí? ¿Es porque aún no encuentro algo que amo hacer?

Es conveniente aclarar que está es una característica que está presente en todos los seres humanos. Ya que se ha comprobado científicamente que nuestro cerebro está diseñado para protegernos del peligro, no para hacernos felices. El cerebro tiene el objetivo de protegernos, la felicidad es nuestro trabajo. La diferencia entre las personas que son felices y las que no es que se encargan, de manera consciente o inconsciente, de crear su propia felicidad.

Volviendo a las preguntas de el primer párrafo con un conocimiento más profundo sobre nosotros mismos: no obtenemos lo que deseamos, obtenemos exactamente el resultado de los pensamientos dominantes de nuestra mente. ¡Lea nuevamente esta aclaración! Sabiendo que, si no estimulamos personalmente pensamientos relacionados con la felicidad, el cerebro no lo hará por nosotros.

Para aprender a disfrutar la vida día a día debemos pensar en ello consciente y constantemente. La persona que pide disfrutar la vida cada día como si fuera un regalo está pidiendo una recompensa, y una muy alta. La recompensa está reservada para las personas que están dispuestos a ejercer la causa que la generará.

¿Por que no puede disfrutar la vida como un regalo día a día?

¡Porque no piensa en ello! Si queremos generar algún tipo de emoción en nosotros mismos, debemos pensar consistente y seriamente en ello. En este momento nuestras emociones son resultado de nuestros pensamientos serios y consistentes del pasado. Si en este momento no disfruta de su vida como un regalo, al menos la mayor parte de ella, es porque en modo habitual no piensa que la vida es un regalo.

Tal vez, este amueblando su hogar mental con cientos y miles de pensamientos que usted no desea. Recibimos lo que merecemos acorde a nuestros pensamientos dominantes. En la temática mental, no podemos contratar a un diseñador de interiores, o un arquitecto. Nosotros somos arquitectos, diseñadores  e inquilinos del hogar que creamos.

¿Como puedo disfrutar la vida cada día como un regalo?

¡Pensando en ello! Sé que esto puede parecer extremadamente sencillo, y lo es. Sin embargo, la aplicación de este conocimiento sería al equivalente físico de que una persona que nunca hizo ejercicio quiera levantar una pesa de 100 kilogramos. Como dijo Henry Ford:

“Pensar es el trabajo más difícil que existe. Quizá sea ésta la razón por la que haya pocas personas que lo practiquen.”

Proceso

Si hoy, a lo sumo mañana,  usted decide comenzar a aplicar el pensamiento que tratamos en este artículo a su vida, experimentará determinadas circunstancias que sintieron las personas ya pasaron este proceso. Aquí trataremos algunas, para que usted identifique si va, o no por buen camino.

1) Notará que es usted el controlador de todas sus experiencias, y que lo hace a partir de el estado mental con el cual encara cada una de ellas.

2) Habrá días en los que se sentirá desanimado, y el conocimiento que tratamos aquí, titilará en su mente en forma de inspiración. Esto le producirá un intenso gozo instantáneo.

3) Comenzará a rechazar circunstancias o personas que no armonicen con el pensamiento de la belleza de la vida. Su inconsciente lo hará por usted.

4) Fomentará, poco a poco, una consciencia de felicidad. Esto significa que se volverá optimista. Los pensamientos predominantes de su mente serán pensamientos sanos y prósperos para usted, y para los demás.

5) Experimentará la espiritualidad. Esto no tiene relación con ningún credo en particular, sino que se basa en la experiencia, tanto propia como de terceros, de sentirse más poderoso de lo que nunca se había sentido en su vida. Muchos llaman a esto “energía”.

Conclusión

Para las personas que sean habitués de nuestros artículos, podrán notar que detrás de cada actividad o consejo hay una idea predominante: el pensamiento correcto. Todo lo que hacemos como emprendimiento de bienestar es buscar diversos tipo de formas y medios para instalar esta idea en la mente de nuestros lectores, o seguidores, en las redes sociales.

Estas ideas no se tratan de suposiciones, sino de hechos. Hechos confirmados por la experiencia de millones de personas que vivieron antes de nosotros, y de la cual nos podemos beneficiar para tener una vida feliz. Cualquier otro argumento que puedan presentarnos los quehaceres de la vida cotidiana quedan desarmados frente a la idea de la felicidad.

“No hay camino a la felicidad: la felicidad es el camino.”

– Wayne Dyer

¡Gracias por su tiempo!

Empatía con la vida. El pensamiento correcto.

Anuncios