¿Cuántas cosas perdemos por no poder prestarles la suficiente atención? ¿Cuantas oportunidades no vemos porque no estamos viendo? ¿Cuánto tiempo desperdiciamos en pensar en el lado negativo de la vida?

En este texto quiero remarcar una idea y su forma práctica de aplicación; lo haré de manera breve para que todos los lectores concentren el poder y la energía de sus pensamientos en una actividad. Para tener una mejor vida no hacen falta 100 ideas; solamente hace falta una buena idea en el momento adecuado y en el lugar adecuado.

¿Cuál es la idea?

Concentración aplicada. En este momento la energía de mis pensamientos está siendo 100% dirigida hacia la construcción de este artículo; y la suya debería estar siendo dirigida 100% a la lectura del mismo. ¿Lo está? Si no es así, esta idea podría servirle más que a otros. Al tener una cantidad enorme de pensamientos revoloteando y acariciando su consciencia, ninguno de ellos puede ser completo y resolutorio. Al tener solo uno, o unos pocos, la consciencia sobre ellos se vuelve profunda y productiva. Tenemos unos 60.000 pensamientos al día… ¿en que los invierte? Por ejemplo, si usted ve un árbol con toda la intensidad y toda la fuerza de voluntad que pueda aplicar, verá muchísimas más cosas que las personas que pasan a diario por delante del árbol sin detenerse a mirarlo. Verá su color, sus movimientos, sus raíces, su vida. ¿Que verán los demás? Un árbol. (Puede probar este ejercicio)

Cuando trabajes, trabaja. Cuando juegues, juega. No mezcles ambas.

-Jim Rohn

Acción

Cuando está haciendo algo, piense y sienta eso que está realizando. No comience una nueva tarea sin haber terminado otra; no mire el celular si aún no ha terminado su hora de lectura, no mire el suelo y piense en su vida si aún no ha terminado de hacer su hora de ejercicio, no piense en sus defectos mientras está comiendo (el proceso de digestión se estropea). Donde sea que estés, está. La vida puede suceder en cualquier momento y cualquier lugar, y muchas veces las más grandes oportunidades pasan desapercibidas porque estamos demasiado ocupados pensando en trivialidades. Hay momentos en el tiempo: un día, en un lugar, algo extraordinario puede pasar. Para los que estamos leyendo esto hay dos noticias: muchos de estos momentos pasaron por delante nuestro y no los notamos; hay otra noticia mejor: muchos pasarán, y ahora podremos notarlos.

Conclusión

Quise que la construcción misma del artículo representará su contenido. No es necesario imaginar miles de opciones y explayarse en cada una de ellas a diario para tener una mejor vida. Hace falta una buena idea, en el momento y el lugar correctos. Si ha entendido la idea detrás de este pequeño texto, y es capaz de asimilarla mediante la acción mencionado, podrá obtener beneficios enormes, de todo tipo, sin haber gastado un centavo. No se deje engatusar por sus condicionamientos sociales o del pasado, base sus acciones en el pensamiento correcto (basado en hechos), y no se conforme obteniendo menos.

“Me sorprendió descubrir que una de las cualidades más sobresalientes de todos los extraordinarios hombres que analice era la de poder concentrarse en una sola cosa a la vez.”

Napoleón Hill

Si hace esto, al final de su día se encontrará con muchas tareas terminadas y muchas oportunidades tomadas. Se encontrará diciendo: hoy fuí lo mejor que pude ser.

Gracias por su tiempo!

Empatía con la vida

El pensamiento correcto

Anuncios