“Cada vez que te detienes y enfrentas tus miedos ganas fuerza, valentía y confianza. Eres capaz de decir ‘He sobrevivido y soy capaz de enfrentarme a lo que venga’”

-Eleanor Roosevelt

¡Tenemos un desafío para este día! Requiere valentía, y también una dosis de honestidad: debemos reconocer que hay muchas cosas que nos privamos de hacer por miedo a lo que los demás piensen, al menos la mayoría de nosotros. El desafío consiste en realizar al menos una acción que nos haga sentir incomodos y preferiblemente, también miedo.

He encontrado experimentando que el parloteo interno es algo muy contraproducente y también en gran medida, no es real. Nuestros hábitos nos limitan a un campo en el cual hacemos mucho menos de lo que realmente podríamos hacer.

Algunos ejemplos: Hablar en voz alta por la calle (este particularmente perturba mucho a las personas), correr en un lugar donde no se supone que deba hacerse, recostarse en el piso en una tienda de comidas, hablar con un desconocido.

Ahora, ¿Porqué haríamos algo así? ¡Es vergonzoso! Principalmente, aunque haya también otras, el motivo es porqué el miedo es un hábito, un error en la manera de pensar; es enfocarnos en lo que podemos perder o en lo que los demás piensan. Y la única forma de romper un hábito es con otro que ocupe su lugar, y lo mejor de todo: este nuevo hábito sería nuestra propia elección consciente.

Podremos darnos cuenta en nuestro progreso, que cada vez que hacemos algo que nos avergüence o nos de miedo, nos encontramos llenos de energía (testosterona), y esta energía nos permite encarar situaciones similares con cada vez más confianza. Dicho de otra manera, si hoy estás dispuesto a hablar en voz alta por la calle, mañana podrás hablar comúnmente en voz alta cuando una situación lo requiere. Nuestra zona de comodidad se expande considerablemente.

Tim Ferris, un joven millonario que se dedica a la efectividad y eficiencia en el aprendizaje (entre otras cosas), cuenta en una charla con Anthony Robbins acerca de hacer algo que te asuste hacer, que el suele ir a Starbucks y recostarse boca arriban el piso por 10 segundos. Las personas no suelen anticipar ver a un hombre recostado boca arriba, comenta, riéndose.

Acción

Realiza una acción hoy que te haga sentir incómodo; que te haga sentir vivo. En la medida que superamos los pequeños miedos, adquirimos practica y aptitud para superar los grandes.

“Debes hacer las cosas que crees que no puedes hacer”

¿Qué miedo superarás hoy? ¿Que limite estirarás un poco mas allá?

¡Gracias por tu tiempo!

Empatía con la Vida

El pensamiento correcto

Anuncios