¡El estado mental lo es todo!

Cada minuto, cada hora y cada día de nuestras vidas tomamos decisiones; decisiones que moldean nuestra vida. Estas decisiones están directamente relacionadas con el estado mental, como si fuera un pie que calza dentro de un zapato, nuestras decisiones siempre calzaran dentro de nuestro estado mental.

Si supieras que esta semana es la última de tú vida, ¿actuarías distinto a que si no lo supieras? Por supuesto, toda nuestra semana cambiaría por el estado mental en el cual nos encontraríamos. El empuje viene del interior, de los motivos, no de las circunstancias.

Para hacer grandes cambios en la vida, necesitas inspiración o desesperación.

-Anthony Robbins

El reto que afrontamos la gran mayoría de la sociedad, es que estamos influenciados por un ambiente que ansia la comodidad por sobre todas las cosas, incluso la felicidad. Estamos dispuestos a sentarnos a comer papas fritas en nuestro sofá antes que salir a hacer un deporte que sabemos que nos hará felices, preferimos decir que no a una cita, porque elegimos comodidad antes que la incertidumbre y la emoción de la vida.

El reto que afrontamos, en otras palabras, es que pensamos muy lineal y comúnmente. No tenemos ambiciones más que ganar un poco de dinero, salir con unos chicos/as, comprarnos ropa u otras cosas materiales, e irnos de vacaciones. Este tipo de pensamiento podría representarse en una frase similar a esta:

La historia de la humanidad es la historia de hombres y mujeres vendiéndose a la baja.

-Abraham Maslow

Esta es la manera en que estamos acostumbrados a pensar… un pensamiento lineal, lento. Ahora, hechemosle un vistazo a otra idea:

Pensamiento exponencial

El estado mental lo es todo. Si la decisión que estoy tomando en este preciso momento, esta alterando el rumbo de mi vida (y lo está haciendo), valdría la pena hacer una pregunta: ¿es una buena decisión?

¿Que es pensar exponencialmente? Literalmente, apuntar a la luna. Si el estado mental lo es todo, ¿cómo podemos asegurarnos de mantener un estado mental fuerte y positivo? Manteniendo nuestra mente fija en objetivos grandes, incluso, gigantes.

El pensamiento exponencial es apuntar hacia el cielo. Literalmente, ¡vivimos en el mundo más rico de la historia de nuestra especie! Un miembro de la clase media, y tal vez, clase baja, tiene la posibilidad de disfrutar servicios y productos que los reyes de hace unos siglos nunca pudieron ni siquiera soñar.

Ahora…

¿Cómo aplicarlo hoy?

Toma tus metas, deseos o ambiciones, y llévalos a un nivel que le exija a tu cerebro y a ti un estado mental fuerte y positivo. Si tu meta hasta ahora era llegar a ahorrar 10.000 para fin de año, puedes preguntarte: ¿Porqué no puedo ahorrar 100.000? Si es bajar 10 kilos, ¿Porqué no decirte que quieres tener un físico del cual te sientas realmente orgulloso?

Podremos notar que cuando ponemos expectativas altas, nuestro cerebro comienza a elaborar formas de darnos eso que le estamos pidiendo. Nuestro estado mental cambia porque le estamos exigiendo que crezca, que se desarrolle, que abarque más conocimientos.

Podrías suponer que morirás en una semana, o un mes (algo que no es absolutamente imposible), y actuar con ese estado mental sobre lo que quieres ser, hacer o tener.

Una de las cosas más tristes en la vida es llegar al final y mirar atrás con arrepentimiento, sabiendo que podrías haber sido, hecho y tenido mucho más.

-Robin Sharma

Cualquier meta que tengas, multiplicala por 10. Exigile a tu cerebro respuestas, obligalo a salir del pensamiento lineal y lento al que se estuvo aferrando hasta ahora, y entrar en un pensamiento exponencial, donde surgen las grandes ideas, y donde puedes cambiar el mundo como quieras hacerlo.
Muchas gracias por tu tiempo!

Empatía con la Vida

El pensamiento correcto

Anuncios